Tim贸n, la suricata

Hab铆a una vez en la Sabana cerca del bosque de Hakuna Matata...

Una suricata llamada Tim贸n con una divertida sonrisa, aunque a veces se sent铆a un poco gru帽贸n. Ten铆a un amigo que se llamaba Pumba y juntos cada ma帽ana temprano sal铆an a recorrer el bosque en busca de ricas fresas para desayunar.

...Y de pronto una ma帽ana, Pumba se levant贸 con una sensaci贸n de ganas de comer, su panza hacia un ruidito de crujido entonces decidi贸 ir solo al bosque de Hakuna Matata en busca de las fresas moradas.

Tim贸n que a煤n estaba en su casa, al despertar decidi贸 ir a buscar a su amigo, y cuando lleg贸 a la madriguera se dio cuenta que Pumba no estaba. Tal vez se hab铆a ido solo al bosque en busca de las frutas silvestres, entonces Tim贸n se sinti贸 un poco enojado con Pumba, a veces 茅l tambi茅n ten铆a hambre sin embargo buscaba a su amigo para desayunar.

Y Tim贸n pens贸: No hablar茅 con Pumba hasta que me diga algo.

Y mientras caminaba hacia Hakuna Matata decidi贸 recorrer un camino diferente, se aventur贸 a ir a buscar frutas a otro bosque. Mientras caminaba de vez en cuando se limpiaba las gotas que le ca铆an de sus ojos, su amigo no estaba con 茅l jugando.

Entonces cuando recorr铆a el sendero hacia el r铆o, encontr贸 a Simba que le铆a una frase que dec铆a: "Un zapato que sea para ti, puede que no sea para otro".

Mientras Tim贸n caminaba hacia la cascada del r铆o, y al ver los 谩rboles frutales cerca, decidi贸 sentarse a comer las ricas fresas moradas, y a pensar en c贸mo era Pumba y c贸mo a 茅l le gustar铆a que su amigo fuese. Al caer el sol por la tarde, era momento de regresar a casa, al bosque de Hakuna Matata. Al llegar a su madriguera a lo lejos vio a Pumba como se hamacaba sobre las hojas de un bananero, y parado en sus dos patitas la suricata observaba a su amigo.

Y ese d铆a Tim贸n se dio cuenta que aunque ir a comer fresas al bosque era lo mismo para 茅l y su amigo, cada uno lo miraba a su manera. Un mismo tema visto desde los ojos de Pumba, y otros diferentes, los de 茅l. Entonces la suricata solt贸 lo que pensaba que tendr铆a que haber pasado, su amigo hab铆a actuado diferente a lo que 茅l esperaba y se sent贸 a comer unas fresas que hab铆a encontrado en el camino.

by Eliana