Ananda, y el maestro

03.12.2021

Un d√≠a por la ma√Īana temprano mientras Ananda caminaba con su maestro por un camino cerca del sendero de la monta√Īa, su maestro le dijo:

-Ananda tengo sed, cuando cruzamos las monta√Īas pasamos por un r√≠o. ¬ŅPuedes volver y traer un poco de agua?

Entonces Ananda tom√≥ un cuenco y fue a buscar agua. Mientras volv√≠a por el sendero de la monta√Īa, lleg√≥ al r√≠o y se dio cuenta que unas carretas estaban pasando por all√≠, embarrando todo. Las hojas que hab√≠an ca√≠do de los √°rboles que estaban en el fondo, ahora flotaban sobre el agua. Ya no era bebible, y no pod√≠a llev√°rsela a su maestro. Entonces decidi√≥ regresar sin el agua, adem√°s sab√≠a que por el camino cruzando la monta√Īa corr√≠a un gran arroyo de agua cristalina.

Y cuando regresó, el maestro le dijo:

-Vuelve otra vez, porque recuerdo que cuando pasamos, esa agua era pura y cristalina.

Y Ananda le dijo:

-Mientras caminábamos para llegar aquí, pasaron unas carretas por el río y el agua ya no es bebible.

-Lo sé, dijo el maestro, pero ve y siéntate en la orilla, lleve el tiempo que lleve. Ve y siéntate. No te metas en la corriente, porque si te metes en ella, la ensuciaras de nuevo. Simplemente espera, observa y no hagas nada. Esas hojas que flotan desaparecerán, el barro se asentará. Entonces, llena mi cuenco y regresa.

Ananda fue al río de nuevo, allí se sentó a esperar. Y mientras esperaba, vio que el barro y las hojas que flotaban se iban asentando despacito, dejando el agua clara y pura, tal cual es su naturaleza.

Llenó el cuenco y de regreso entendió lo que su maestro trataba de decirle.

-Ananda, no te metas en el río, no sigas la corriente de tu mente, espera en la orilla y simplemente observa. La naturaleza verdadera de tu mente es esa claridad cristalina, ensuciada por pensamientos y emociones pasajeras. Ten paciencia, espera a que el barro se asiente y el agua se aclare.

Cuento Mindfulness